¿Por qué no hacer algo más con los festeros más jóvenes del colectivo?

Es en 1999 cuando surge una pregunta de un grupo de personas… “¿Por qué no hacer algo más con los festeros más jóvenes del colectivo?”. La respuesta estaba en sus mayores protagonistas: los embajadores.

La idea era llevar a cabo un acto para niños y jóvenes nacidos dentro de la tradición de nuestras Fiestas Mayores, organizando e interpretado por ellos mismos; es decir, una embajada infantil por y para los niños y jóvenes festeros. Es a partir de ahí cuando se crearon las figuras de los Embajadores Moro y Cristiano Infantiles.

Señalar que, hasta ese momento, este acto era una idea inédita y única, algo que no existía en ningún otro pueblo o ciudad donde se desarrollasen fiestas de Moros y Cristianos.

EMBAJADAS INFANTILES

En ese primer año y en el año 2000, de la mano del festero Joaquín Rodríguez Marín, se crea la Escuela de Embajadores, que solo consistió en la interpretación de los textos por parte de los niños que ostentaron los cargos de Embajadores Infantiles, simplemente acompañados de sus escuadras escolta y de sus respectivos centinelas.

Esta Escuela de Embajadores se convirtió en el medio idóneo para que los festeros infantiles pudieran realizar el acto como tales, siendo protagonistas de excepción, aprendiendo y practicando una correcta dicción y dramatización que los textos de las embajadas requieren.

Ellos suponen a su vez la garantía de pervivencia y continuidad del acto y de la fiesta.

Resaltar que esta Escuela de Embajadores Infantiles, ha constituido un ejemplo a seguir por distintas poblaciones de la UNDEF.

Al igual que sucede con las embajadas adultas, los textos que recitan estos embajadores infantiles tienen un origen, siendo de nuevo el almanseño Salvador Hernández Martínez el creador de los textos de la Embajada Mora Infantil. Para la Embajada Cristiana, fue el ya mencionado Joaquín Rodríguez Marín el que llevó a cabo una adaptación de los textos de la Embajada Cristiana adulta

GRUPO DE JÓVENES ORGANIZANDO LAS EMBAJADAS INFANTILES

Propuso la dirección, organización y responsabilidad de este acto a un grupo de jóvenes que rondaban los 15 años. Esa atrevida propuesta, al principio daba poca seguridad, pero se decidió arriesgar y probar, ya que había que conseguir algo nuevo. Este grupo recibió el apoyo de un responsable nombrado por la Junta Directiva de la Agrupación de Comparsas, con experiencia en Embajadas.

La iniciativa fue exitosa, y en 2001, en la Embajada Infantil, se produjo un cambio, dando un gran impulso al acto, y es que lo que solo era una interpretación de textos entre cuatro personajes, se convirtió en una gran obra de teatro medieval, con muchos niños y niñas, que interpretaban papeles de la época: soldados, nobleza, pueblo llano, etc.

Muchas han sido las salidas que se han realizado para dar a conocer este acto a lo largo de la corta historia que tiene este acto. Desde la TV regional de Castilla la Mancha, pasando por el I Congreso de Embajadas y Embajadores en Mutxamel, representación en el Castillo de Santa Bárbara en Alicante creando una gran expectación y sorpresa, pasando por Caravaca de la Cruz y Onteniente. También se ha asistido a la Feria Albacete, en el stand de la Diputación Provincial en el año 2010.  Cabe destacar la participación que se tuvo en Fitur, en Madrid, invitados por el pabellón de Castilla-La Mancha. Para terminar en 2019 con la participación de nuestros jóvenes en la Font de la Figuera, donde una vez más Almansa triunfaba acompañada de un séquito de luchadores, ataviados de sus espadas, cañones y trabucos. Se convierte así este grupo en un gran ejemplo para otras poblaciones donde se celebran Fiestas de Moros y Cristianos.

Más de veinte años han transcurrido desde aquella primera representación, sin alardes de nada, más que de representar unos textos. Pero a lo largo de estos años, los diferentes grupos de organización han sabido realizar una mezcla de realidad histórica y fantasía, combinada con la ilusión de todos los niños y niñas que participan en dicho acto.

Por tanto, lo que empezó siendo una idea poco estructurada, sin ejemplos a seguir, se convirtió en uno de los actos más importantes en el desarrollo de las Fiestas Mayores.

Las Embajadas Infantiles se han convertido en la hermana pequeña de las Embajadas adultas. Es por ello, que también los más jóvenes del colectivo realizan la Embajada Mora y Embajada Cristiana, teniendo esta última también el acto de la Conversión del Moro.

En ese primer año y en el año 2000, de la mano del festero Joaquín Rodríguez Marín, se crea la Escuela de Embajadores, que solo consistió en la interpretación de los textos por parte de los niños que ostentaron los cargos de Embajadores Infantiles, simplemente acompañados de sus escuadras escolta y de sus respectivos centinelas.

Esta Escuela de Embajadores se convirtió en el medio idóneo para que los festeros infantiles pudieran realizar el acto como tales, siendo protagonistas de excepción, aprendiendo y practicando una correcta dicción y dramatización que los textos de las embajadas requieren.

Ellos suponen a su vez la garantía de pervivencia y continuidad del acto y de la fiesta.

Resaltar que esta Escuela de Embajadores Infantiles, ha constituido un ejemplo a seguir por distintas poblaciones de la UNDEF.

Al igual que sucede con las embajadas adultas, los textos que recitan estos embajadores infantiles tienen un origen, siendo de nuevo el almanseño Salvador Hernández Martínez el creador de los textos de la Embajada Mora Infantil. Para la Embajada Cristiana, fue el ya mencionado Joaquín Rodríguez Marín el que llevó a cabo una adaptación de los textos de la Embajada Cristiana adulta

EMBAJADAS INFANTILES 2023. ALMANSA